Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Desde Silicon Valley’ Category

Crónicas de Silicon Valley (5)

Los plenos del Ayuntamiento de Talavera están compitiendo entre sí por el puesto número uno en el ránking del aburrimiento. Un jurado imparcial tendría difícil decidirse, pero tampoco estaría fácil designarlo. Se celebran una vez al mes y los únicos asistentes son los concejales, el alcalde, el secretario del Ayuntamiento y el interventor municipal, que son los imprescindibles, algunos periodistas y el público, que puede entrar libremente, pero que escasea.

Desde la llegada a la Alcaldía de José Francisco Rivas y hasta hace unos meses, los plenos se han estado celebrando a partir de las siete de la tarde del último jueves de cada mes, se decía que con la intención de facilitar la presencia ciudadana. La realidad es que a las siete de la tarde de antes y a las doce de la mañana de ahora, a un Pleno no suelen asistir más de media docena de pacientes espectadores y que no son muchos más los periodistas que siguen el desarrollo de la sesión.

De un mandato a otro, con cada nueva Corporación municipal los plenos cambian. Con la actual, falta contenido, los debates suelen repetirse con independencia del tema que esté en discusión y tanto los discursos como las conclusiones resultan cada día más previsibles. Eso explica que cada vez susciten menos interés, incluso entre algunos medios de comunicación, que se ahorran las dos horas de seguimiento en el Pleno.

En el periódico, los plenos se cubren desde que se abre la sesión, hasta que se cierra con las preguntas del público. Se hacía cuando eran a las siete de la tarde y nos alargaban el cierre, y se mantiene desde que se celebran por la mañana, que nos resulta mucho más cómodo. En ocasiones, la noticia se sitúa al margen de lo que se aprueba, que más o menos responde al guión conocido con antelación. Un debate que se crispa más de la cuenta, el acuerdo que se esperaba y no se produjo o una postura inesperada pueden convertirse en la noticia del día.

A veces no se llega a tanto y hay que conformarse con la anécdota. Ocurrió el día 28 de enero en el último Pleno. Hablaba el portavoz del Partido Popular, Gonzalo Lago, de asuntos varios como la Ley de Economía Sostenible, la de Dependencia y el ‘caso Ucota’, cuando hizo uso de un dicho que desató las risas de la prensa, porque parecía que se estuviera refiriendo a un tema muy diferente:

Prometen, prometen, hasta que se meten, y una vez que se han metido se olvidan de lo prometido.

Dejo aquí el audio, con risas incluidas.

Read Full Post »

VIsita de alcaldes a potabilizadora de Navalcán

Estos son alcaldes y autoridades principales de la Campana de Oropesa, que se retrataron hace unos días con el delegado provincial de Ordenación del Territorio y Vivienda, Félix Ortega, en la visita que hicieron juntos a las obras de la nueva potabilizadora que mejorará la calidad del agua del embalse de Navalcán. A quienes conozcan la zona, les podrá parecer que la foto, distribuida por la Junta de Comunidades, está tomada en “El Golín”, que ha reverdecido con las lluvias recientes, pero en realidad debe tener como escenario los inciertos parajes de Silicon Valley.

En el mundo real sería difícil que los alcaldes de municipios que llevan sin agua potable desde que empezó el verano de 2009, se prestaran a inmortalizarse tan contentos, después de una de esas visitas organizadas para propaganda de inversiones que deberían estar ejecutadas hace décadas y a mayor gloria de la administración que las ejecuta. La mejor prueba de que esa obra debería estar hace tiempo, la dan los propios ayuntamientos que, con o sin el apoyo de otras instituciones, vienen asumiendo el coste y el reparto de las garrafas con el que se suple la falta de agua corriente potable.

Por la incoherencia de fondo del asunto, parece probable que la foto se haya tomado en el Valle de la Silicona, donde los políticos que han sido elegidos para representar a sus ciudadanos pueden poner cara de satisfacción anticipada, en lugar del gesto de disgusto correspondiente a la situación que vienen padeciendo. Lo que en cambio pertenece a la dimensión de la realidad pura y dura es el reparto de garrafas de agua o los camiones cisterna, y el plazo que se da a la finalización de la obra que garantizará agua potable a la Campana de Oropesa: el verano de 2010.

Mientras tanto, a los 15.000 vecinos afectados por todo lo largo y ancho de la Campana de Oropesa, les queda confiar en que sus municipios hagan la transición al siglo XX y en que el otoño venga lluvioso, para que puedan recuperar la captación de agua del Tiétar, que perdieron hace cuatro meses por la sequía del río. Entonces empezará a quedarles más cerca el siglo XXI.

Read Full Post »

Las resacas de un día son el mal recuerdo de una ocasión que se hubiera merecido otro mejor. Si duran una semana, se deben convertir en una pesadilla. La resaca del Debate sobre el Estado de la Ciudad tiene eco y una semana después el ruido ha acabado llegando hasta Silicon Valley, por donde retumba el sonido amplificado de  una tecla de ordenador. Se oyen también las confusas explicaciones del portavoz del Gobierno municipal, Tirso Lumbreras, asumiendo la responsabilidad que conlleva haber apretado esa tecla. Porque en el mundo paralelo de Silicon Valley no importa que se pulse la opción de imprimir en el menú de un programa de ordenador; el programa, el ordenador o la impresora, vaya usted a saber, puede decidir luego qué imprime y qué se guarda.

En este caso se encargó de marchitar la florecilla de un Debate histórico, una resolución en la que el Ayuntamiento pedía que el AVE se haga bien y pronto, sin más retrasos del Ministerio de Fomento ni más sufrimientos para los talaveranos. Ha sido la resolución que nunca llegó a nacer, mientras se debe estar buscando a los posibles culpables, entre los circuitos que van desde el teclado a la bandeja de papel de la impresora. No se conoce que la investigación haya dado frutos, por el momento.

Antes en los periódicos se recurría a unos personajes muy socorridos: los duendes de imprenta. Igual se les invocaba para justificar la errata más imperdonable, que para no tener que admitir la falta de ortografía más escandalosa. No era raro que al día siguiente de una metedura de pata, el bochorno se salvara con una disculpa escueta que cargaba el mochuelo a los duendecillos. Total, seguro que nadie les iba a preguntar su versión. En sus inexistentes espaldas, los duendes han cargado pesos inmensos, de tal forma que cuando alguna vez el fallo se correspondía con una causa azarosa que de verdad carecía de explicación lógica, el recurso a estos personajillos sonaba tan increíble como siempre.

No me cabe duda de que en el Valle de la Silicona los duendes de imprenta se pueden sentir en casa y de que fuera de allí no tienen nada que hacer, salvo que les contrate el Ayuntamiento de Talavera. Le vendría bien contar para estos casos con una excusa perfecta que no conceda margen a la duda, porque es como los Misterios: cuestión de fe.

Del caso del Debate sobre el Estado de la Ciudad, del papel que no se imprimió, de la resolución del AVE que nunca se llegó a presentar, de cómo ninguno de los 25 concejales lo echó en falta aunque se refería al asunto de más trascendencia para la ciudad y que más han discutido los dos grupos políticos, y de las explicaciones que se han dado después, con demora y con propina, puede salir el guión del nuevo éxito televisivo planetario. El título está cantado: “Lost in the printer”.

Read Full Post »

Los síntomas empiezan a ser agudos: el verano se acaba. Cuando se vuelve la hoja de agosto del calendario, comienza eso que entendemos por normalidad y que a menudo resulta tan rara.

Normalidad es, por ejemplo, volver a Silicon Valley. Después de un tiempo de obligada instalación en la realidad, sienta bien. Esta es mi segunda Crónica de Silicon Valley y la protagoniza su legítimo inspirador: Gonzalo Lago. Las propuestas del portavoz y presidente del Partido Popular en Talavera para la programación de las ferias están siendo muy comentadas. Ahí va la lista acompañada de los argumentos que ha ofrecido: la cantante colombiana Shakira (para promocionar a los intérpretes españoles), Coldplay (porque su cantante, Chris Martin, está casado con Gwyneth Paltrow, la internacional hija adoptiva de Talavera); Fito y Fitipaldis (porque el público les reclama; no sé si tendrá algo que ver que hoy mismo lance su nuevo y esperado disco); los madrileños Pereza (porque son toledanos, dice, y apenas han iniciado el lanzamiento de su gran “Aviones”); y también Julio Iglesias, Joan Manuel Serrat o El Sueño de Morfeo.

En la dimensión surrealista de Silicon Valley (el Valle de la Silicona, en traducción de Lago) puede haber cantantes españolas de Colombia y toledanos de Madrid, y actuaciones en abierto de grupos tan cotizados como Coldplay, que en Barcelona ha agotado este verano 63.500 entradas que no eran precisamente a precio de ganga. Hablando de dinero, en aquella dimensión se podría pagar el caché del grupo de Chris Martin, porque no andaría muy lejos del de Los Chichos. Como mucho, sería cosa de ajustar el número de actuaciones: “Preferimos tres muy buenas a 10 que no lo son tanto“, dice el proponente.

Estaría dispuesta a que se quedara sólo en una, a condición de que fuera Bruce Springsteen. De momento os dejo con Coldplay en Youtube, a falta de directo. Nos vemos en las Ferias o por Silicon Valley.


Read Full Post »

No es original que se diga de una ciudad o de un país, que es escenario de hechos insólitos que no podrían pasar en ningún otro sitio.  Pero aquello de “esto sólo puede pasar en Talavera” suena muy diferente si lo dice alguien de casa, por lo común en pleno impacto provocado por la comprobación de que aún conserva su propia capacidad de sorpresa, que cuando la afirmación viene de fuera. No es igual sentirse diferente, que te declaren diferente.

Últimamente he tenido varios momentos de “esto sólo pasa en Talavera”, que confío en que me sepan disculpar, que para eso soy de casa. El más reciente me lo ha provocado esta noticia: “El presidente del PP propone Silicon Valley como modelo para industrializar Talavera“. El proponente expuso en rueda de prensa la siguiente teoría: “El futuro de Talavera pasa por un proyecto de identidad de ciudad. Hemos visto lo que ocurrió en Silicon Valley, el Valle de la Silicona, pero para ello el alcalde tiene que moverse”. Lo del Valle de la Silicona se ha omitido en las informaciones serias, pero como yo no aspiro a tanto he preferido mantenerlo. También porque es de esas anécdotas que ha propiciado una cascada de bromas en la redacción, porque esos ratos se agradecen y porque en estos tiempos no abundan las ocasiones para la carcajada sana.

La propuesta, a la que no voy a discutir la buena intención, no tiene mucho más adorno, es decir, que no se trata de que de repente se haya descubierto alguna veta tecnológica en Talavera. Con el mismo planteamiento, mañana podemos iniciar el debate en torno a la conveniencia del desarrollo de Hollywood en el Cerro Medellín o de la transformación de la plaza del Pan en Times Square, proyectos que también relanzarían la imagen de la ciudad, crearían empleo y fomentarían la actividad económica, que buena falta nos hace.

El ejemplo de Silicon Valley y su traducción de andar por casa me sirven para referirme a ese universo paralelo de Talavera, que se sitúa en un plano diferente al de la realidad de la gente corriente que hace la ciudad día a día. La que acude a trabajar, al supermercado, a la puerta del colegio a recoger a sus hijos, al cine… La que sufre los atascos y disfruta las fiestas, la que paga impuestos y vota cuando toca, o se abstiene de hacerlo. La que por lo común vive al margen de ese lugar incierto en el que se generan los fenómenos clasificados con la etiqueta de “esto sólo puede pasar en Talavera”.

Hasta ahora, tales fenómenos permanecían en un lugar al que nadie ha puesto nombre, pero valga la anécdota para ofrecerles un hospedaje en nuestro Silicon Valley particular. El nombre puede dar un aire cosmopolita a esa dimensión paralela en la que se sitúan los fenómenos extraños que aún asaltan nuestra capacidad de sorpresa y que merecen un repertorio. Veremos a ver lo que da de sí. De momento, arrancan las “Crónicas de Silicon Valley”.

Aquí dejo el audio sobre Silicon Valley, con gazapo incluido.

Read Full Post »