Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘música’

He sido más de Los Problemas, que de Los Secretos y siempre de Enrique Urquijo. Es una rama importante de mi paisaje sentimental, de una forma parecida, pero diferente a Antonio Vega, con quien se le identifica por trayectoria vital y artística. A Antonio le he compartido y Enrique, en cambio, se me ha quedado más en soledad. Al primero le conocía y al “Secreto” le seguía en una distancia corta, que me deja recordar muchas de sus letras, diez años después de que le encontraran muerto en un portal de Malasaña. No es que tenga buena memoria, sino que le sigo escuchando a menudo. Sobre mi escritorio tengo a mano una docena de CDs; tres son de Enrique Urquijo, grabados con su grupo “Los Problemas”.

No tienen desperdicio, ni en el contenido ni en la forma; llenos desde las portadas de unos preciosos monigotes que me sigue gustando tener a la vista. Los digitalicé hace tiempo, pero no me basta con escucharlos, estos discos se encuadran en mi breve selección que ha superado el Mp3, al que me rendí hace mucho tiempo, porque en este caso necesito el tacto y la vista.

Estos días ha habido varias cosas que me han renovado la nostalgia de Enrique Urquijo, el cantante triste, y me han devuelto la necesidad de escucharle y de repasar sus discos. Ayer mismo, me asaltaba desde ABC una foto con Antonio Vega, ambos muy jóvenes, y muchos recuerdos de otro tiempo. Publicaban también varios artículos, coincidiendo con el décimo aniversario de su muerte, el 17 de noviembre de 1999, y entre ellos uno de Manuel de la Fuente que le retrata como le imaginaba:

Enrique (sobre)vivía, escribía, componía y amaba así, con la frente marchita y los sentimientos en carne viva, los estribillos a flor de piel. Parecía que se dejaba las entrañas en cada estrofa, en cada verso, como si fuese a ser la última, cuando menos, la penúltima, como si cada rima fuese para Canito, para su hija María («¡Agárrate fuerte a mí María, que esta noche es la más fría, Y no consigo dormir!»), para los amores que se fueron y que nunca ya más volverían (…) Del artículo “En un rincón del alma”.

El nuevo recuerdo de Enrique Urquijo que más me ha conmovido no es, en cambio, de Enrique Urquijo. Hay una canción, “Aunque tú no lo sepas“, que está entre mis muchas predilectas de su repertorio y desconocía que Quique González la hubiera compuesto a partir de un poema de Luis García Montero, un autor que me resulta muy cercano. Suelo viajar, por ejemplo, con algún libro suyo y se me ha quedado asociado a las habitaciones de hotel. Escucharle recitar un “Aunque tú no lo sepas” diferente, ha sido un descubrimiento.

Read Full Post »

Los síntomas empiezan a ser agudos: el verano se acaba. Cuando se vuelve la hoja de agosto del calendario, comienza eso que entendemos por normalidad y que a menudo resulta tan rara.

Normalidad es, por ejemplo, volver a Silicon Valley. Después de un tiempo de obligada instalación en la realidad, sienta bien. Esta es mi segunda Crónica de Silicon Valley y la protagoniza su legítimo inspirador: Gonzalo Lago. Las propuestas del portavoz y presidente del Partido Popular en Talavera para la programación de las ferias están siendo muy comentadas. Ahí va la lista acompañada de los argumentos que ha ofrecido: la cantante colombiana Shakira (para promocionar a los intérpretes españoles), Coldplay (porque su cantante, Chris Martin, está casado con Gwyneth Paltrow, la internacional hija adoptiva de Talavera); Fito y Fitipaldis (porque el público les reclama; no sé si tendrá algo que ver que hoy mismo lance su nuevo y esperado disco); los madrileños Pereza (porque son toledanos, dice, y apenas han iniciado el lanzamiento de su gran “Aviones”); y también Julio Iglesias, Joan Manuel Serrat o El Sueño de Morfeo.

En la dimensión surrealista de Silicon Valley (el Valle de la Silicona, en traducción de Lago) puede haber cantantes españolas de Colombia y toledanos de Madrid, y actuaciones en abierto de grupos tan cotizados como Coldplay, que en Barcelona ha agotado este verano 63.500 entradas que no eran precisamente a precio de ganga. Hablando de dinero, en aquella dimensión se podría pagar el caché del grupo de Chris Martin, porque no andaría muy lejos del de Los Chichos. Como mucho, sería cosa de ajustar el número de actuaciones: “Preferimos tres muy buenas a 10 que no lo son tanto“, dice el proponente.

Estaría dispuesta a que se quedara sólo en una, a condición de que fuera Bruce Springsteen. De momento os dejo con Coldplay en Youtube, a falta de directo. Nos vemos en las Ferias o por Silicon Valley.


Read Full Post »

Controlar el tiempo está entre las grandes ambiciones humanas. Congelarlo, dar marcha atrás o pasar las secuencias a alta velocidad son viejos sueños sobre los que se ha fantaseado siempre. La literatura y el cine se han alimentado del tiempo como hilo recurrente, porque la vida inspira.
En la infinitud del espacio 25 años no parecen mucho; algo así como el tiempo de una generación. Pero en una sociedad que fabrica mitos al mismo ritmo que los devora, unos meses pueden ser ya una prueba de resistencia.
Por eso no es frecuente que se recuerde que un cuarto de siglo atrás un artista entró en el estudio para grabar un disco. Salvo que el artista se llame Bruce Springsteen y que el disco sea Born in the USA. Ayer lo recordaban los medios informativos. Hace 25 años de aquello y Born in the USA sigue sonando a lo mejor del rock.
Sé que no debería confesarlo, pero además de tenerla como icono, con esta canción he gastado más de una vez alguna pequeña venganza. Vivir en comunidad resulta un difícil equilibrio de conciliación, por ejemplo, en cuestión de gustos musicales, de volúmenes y de horarios, cuando los ajenos resultan un padecimiento. Desde que tengo memoria he sentido un rechazo natural hacia lo que se suele clasificar como música melódica y nunca he podido entender la necesidad de compartir esas insipideces con el universo mundo. A veces -pocas, muy pocas- mi sensibilidad musical se ha vengado de algunas agresiones sonoras con una dosis madrugadora y quizás algo elevada de tono de Born in the USA. Me encantan los inconfundibles acordes de arranque en la versión original con The E Street Band; presagian electricidad y el desgarro de la voz de Bruce. Sí, Bruce a secas.
Un aniversario y una canción como esa bien justifican un cambio de movimiento. También me sirve de regalo para una fan del Boss que hoy cumple años: Leti. No nació en USA, pero Patrocinio, que tiene cosas grandes -sin ir más lejos, ella- todavía no tiene himno.
En vivo, en directo y en París… Bruce. El del entonces y el de siempre.
Sigue el movimiento.

Movimientos anteriores:

Más movimiento

Tercer movimiento

Read Full Post »

Llevo varios días con una canción de Fito en la cabeza. Mi proverbial floja memoria no conserva las letras originales y esta mañana, cuando por fin me he puesto el disco me he encontrado lo de siempre. El estribillo que me vengo repitiendo (después de un invierno largo/una buena primavera) es de Soldadito Marinero y en realidad dice “Después de un invierno malo / una mala primavera / dime porque estás buscando / una lágrima en la arena”. Da igual, me gusta más con la buena primavera, aunque no pegue nada con la historia del soldado enamorado de una puta.

No me imagino la vida sin música y cada momento tiene la suya propia. A estos días les podría poner alguna sinfonía de Liszt o las desgarradas canciones de mi adorado Antony (Antony and the Johnsons), pero porque el piano me evoca tristezas hondas, me lo dosifico como cualquier medicina. En los discos no lo pone, pero  escuchar en exceso a Antony puede perjudicar seriamente la salud emocional de los espíritus que tendemos a la melancolía.

Ahora no me pienso permitir melancolías, por eso me decido por una banda sonora de Extremoduro. “Tercer Movimiento”,  de su último disco, “La ley innata”. Si alguien se considera muy delicado con el lenguaje, mejor que se ponga a cualquier Bustamante y escuche letras de esas que riman amor con dolor. Esto es para espíritus aguerridos, almas vivas y corazones luchadores. Por eso va dedicada: a Manu, Rodrigo, Vero, Fer, Nacho, Luismi, Raquel Ji, Ángel, Arancha, Lola, Joni, Cristina, Javito, Raquel Sole, Leti, Natalia, Beti y Javi Guayer. La familia de La Tribuna. Dolida y unida ante la difícil situación laboral que se ha planteado desde la presentación de un Expediente de Regulación de Empleo que afecta al mayor proyecto privado de comunicación que hay y ha habido en la región y que en Talavera incluye inicialmente a 14 trabajadores de una plantilla de 20.

Para la familia de La Tribuna, la mía, Extremoduro en estado puro. (Lo que importa, está claro, es la música)

Read Full Post »

Su música, pero también su figura enjuta, la historia de sus amores y sus caídas están incorporadas a mi experiencia emocional. Le compartí durante largos años con la persona más importante de mi vida, y ahora, mucho tiempo después de que el ayer sea pasado, su muerte enhebra los recuerdos. Viendo la conmoción en torno a la figura de Antonio Vega me he dado cuenta de que no era el artista que desde la intimidad daba medio por olvidado. Sólo viendo desde ayer los mil y un lugares que arden en su homenaje, descubro que había un sinfín de rincones de intimidad similares al que yo le guardaba. Era un mito.

Quien me inoculó el virus de Antonio Vega me sacaba unos años que hoy resultarían irrelevantes. Ayer un compañero al que debo llevar más de diez años me preguntaba por mi canción favorita entre las suyas (“El sitio de mi recreo”, le contesté). Era uno de esos artistas raros que impregnan a varias generaciones. Raro no porque guste por igual a los de 25 o a los de 50, sino por la intensidad con que gustaba. Es lo que tiene la melancolía, que se cuela hasta dentro y que no admite distinciones.

Seguramente porque lo llevamos incorporado a nuestra cultura, al margen de las convicciones personales acabamos cargando con cierto interés por lo religioso. En mi caso siento debilidad por los santos y cuando intento destacar mucho a un personaje, antes que el don le aplico un san. Mi San Antonio Vega tiene hasta canción, una suya: “San Antonio”, que en realidad habla de una historia que pasó un 13 de junio; una historia de tragedias corrientes, para un santo laico.

No sé si “San Antonio” está entre sus mejores composiciones, pero no he escuchado ninguna que no me encante. Antonio Vega, a secas y despegado de Nacha Pop, ha sido un excelente compositor, con canciones que forman parte del paisaje sentimental de varias generaciones, un artista muy personal y ha tenido además la cualidad de hacer versiones que mejoraban el original. “Me quedo contigo”, de Los Chunguitos, y, sobre todo, “El romance de Curro El Palmo” de Serrat son un par de ejemplos que venero. Desde ayer el estribillo de Currito El Palmo, acariciado por la voz de Antonio, no se me va de la cabeza:

Ay mi amor, sin ti no entiendo el despertar,

ay mi amor, sin ti mi cama es ancha.

Ay mi amor, que me desvela la verdad,

entre tu y yo la soledad

y un manojillo de escarcha…

Viñeta homenaje a Antonio Vega, por Javi García

Viñeta homenaje a Antonio Vega, por Javi García

Esta viñeta se ha publicado hoy en la última página del periódico. Me parece un bonito homenaje de Javi García. Desde ayer se han hecho muchos, me ha resultado precioso el de RTVE, en su página web, con mucho material, muy bien escogido, pero, sobre todo, con mucho sentimiento. Dejo el enlace aquí Adiós a Antonio Vega. Ese chico triste y solitario… Hermosa la pieza sin palabras de La 2 Noticias, se puede volver a ver en el blog de Mara Torres.

Read Full Post »

La lucha contra la violencia de género es una de esas causas que sólo pueden generar adhesiones. Hay mucha labor educativa por delante, para que haya cambios de actitud en las próximas generaciones, y muchos vacíos institucionales por llenar. La realidad de muchas víctimas desmiente la efectividad de todas esas medidas que se publicitan como pasos adelante,  pero que nunca acaban de darse, muchas veces porque la burocracia pone barreras donde se deberían tender puentes.

Hace unos días se presentó un vídeo-clip sobre una canción de Huecco con Hanna, “Se acabaron las lágrimas”, en el que aparecen una larga lista de personajes públicos, entre ellos gente del espectáculo, cantantes y periodistas. Ha habido quien se ha preguntado por qué aparece la ministra de Igualdad, Bibiana Aído. Seguramente porque es la ministra de Igualdad, digo yo.

Me gusta la canción, el montaje del vídeo y las complicidades, incluida la de la ministra contra la que se podría decir que se ha abierto la veda a cuenta del cambio de la Ley del aborto, sino fuera porque nunca ha dejado de ser un blanco fijo.

Si hay que elegir campañas, la canción y el vídeo de Huecco me dejan un poso de esperanza. La más polémica de los últimos tiempos, la del lince de la Conferencia Episcopal, me evoca las cruzadas y su tiempo.

Los derechos de la canción se han cedido a la Fundación Mujeres, que tiene entre sus objetivos la lucha contra la violencia de género.

Read Full Post »