Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘radio’

Hubo un tiempo en que no me gustaban los domingos. En parte porque venían con un sonido que detesto: el fútbol. Me molesta profundamente el cántico de goles, ocasiones fallidas y la forma de jalear a los equipos. Conseguí superar ese tiempo sin saber lo que es un córner, ni una falta, ni nada relacionado con el balón y mantengo mi aspiración a no enterarme nunca, pero me quedó la aversión por el soniquete de las retransmisiones del domingo por la tarde. Y por un programa de radio en concreto que no voy a nombrar, porque asumo que no tiene la culpa, pero del que sigo huyendo si alguna vez me pilla despistada.

Sin embargo, entiendo bien a los aficionados que siguen el fútbol con el volumen de la televisión bajado, mientras lo escuchan por la radio. Porque adoro la radio. En cada estancia de mi casa hay por lo menos una y por las mañanas acostumbro a conectar todas las que me encuentro. Pocas, porque no vivo precisamente en el chalé de la Preysler,  pero cuando llego a la cocina ya resuenan por casa tres o cuatro diferentes.

La escucho a diario, por las mañanas sobre todo, pero la radio me sigue sabiendo a domingo. A los de ahora, que he aprendido a saborear como un tiempo propio y escaso.  Uno de mis lujos dominicales consiste en escuchar a Montse Domínguez y su “A vivir que son dos días”. Es de esas periodistas que me transmite honradez y credibilidad, de la misma forma que hay voces que me inducen a la desconfianza. Si el próximo fin de semana pongo su programa y escucho a Montse Domínguez contar que una nave espacial acaba de tomar tierra en mitad de la Gran Vía, empezaré a creer en los extraterrestres.

Ese grado de confianza y fiabilidad sólo lo encuentro en la radio y en las páginas de los periódicos. En la televisión todo me parece menos verdad, porque por mucho que lo esté viendo, no consigo despegarme de ese aire cada vez más acentuado de espectáculo que tienen las noticias y, sobre todo, los directos. De internet, ni hablo; es cosa aparte.

A mí la radio me suena a certidumbre, a actualidad y a cercanía. Y me gustaría que se pudiera escuchar a los oyentes, cada vez más desplazados por los correos electrónicos y los mensajes en los foros. Sus voces son también las de la verdad.

(Publicado en la revista Osaca el 28 de junio de 2009)

Read Full Post »

Se ha terminado la Semana Santa pero no me resisto a comentar un detalle llamativo de las procesiones. Son cada vez más participativas y ejercen un poder de atracción que no tiene que ver con el sentimiento religioso, eso no es nuevo. La novedad está en la integración de las nuevas tecnologías, capaces de convertir la procesión del Silencio en la marcha de los flashes. Los que se creen más avezados, se adhieren literalmente al paso, y gran parte del público en general no acude a ver la procesión, sino a fotografiarla. Ya sea con un equipo apañado, con la compacta de la comunión del niño o con el móvil, el caso es disparar. Flashazos muchos, pero por eso mismo, fotos deben salir más bien pocas. El recogimiento y la austeridad, tan propias de la Semana Santa castellana, han dejado paso a una feria de fogonazos en la que lo importante es atrapar un instante, mientras vivirlo parece dar lo mismo.

La noche del miércoles me reencontré con el Silencio en Talavera, después de varios años. Me supuso una decepción. Por mucho escenario que se ponga, las procesiones son algo más que la belleza plástica. O al menos lo eran. Cuando todavía se alumbraban con cirios y no con el móvil, y se escuchaban los pasos de los penitentes y cofrades, y no el mecanismo electrónico de las cámaras. Qué tiempos.

Para los que estamos de lunes y necesitamos una sobredosis adicional de ánimo he dejado esta soberbia versión de “My way”, por Nina Simone, que  he descubierto con Montse Domínguez en su “A vivir que son dos días”. También es el regalo para una amiga, Natalia, que hoy cumple (pocos) años. Aunque para ella hay que adaptar el título: Your way. Esa manera tan suya que la hace especial.

(Por si alguien tiene tiempo, un rato de radio A vivir, que son dos días )

Read Full Post »