Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Rosa María Artal’

Desde que escribo este Post Secret, se me ha despertado el interés por los blogs. Lo tenía de antes, pero como el olfato o cualquier sentido, se ha agudizado con el uso. Ahora recorro más, de vez en cuando descubro alguno, y la mayoría de las veces hago la parada de rigor en mis sitios de referencia. Uno de ellos lo he citado otras veces y se ha convertido en una adicción, que este lunes ha cumplido un año. “En la boca del lobo“, del periodista Ramón Lobo, figura dentro del escueto listado de enlaces de este blog, al que a veces he pensado en colocar una de esas animaciones antiguas que avisaban de que la página se encuentra en construcción. Se supone que las recomendaciones de otros sitios a visitar tienen que ser uno de los alicientes de un blog, pero éste sigue, en eso y en otras cosas, en trámite de ejecución.

Cuando se trabaja en un diario y se cierra cada noche una edición que, salvo imprevistos, se trasladará tal cual al papel, provoca un placer muy especial construir algo que por definición se queda inacabado. Lo debo haber dicho en alguna ocasión porque lo experimento con intensidad: me gusta escribir este blog, me reporta más sensaciones positivas de las que alcancé a imaginar; también por la atracción de lo diferente, después de muchos años apurando cierres.

Parte de esta experiencia se asienta sobre la conversación, dentro del blog, por supuesto y con otros blogueros. Muchas veces es sólo una manera de denominarlo, porque hay de todo, pero no suele ser muy frecuente el diálogo horizontal entre el autor y el visitante que comenta, salvo que lo comentado sea causa de irritación. Con o sin respuesta, hay atención, como explicaba la periodista Rosa María Artal en su blog El Periscopio:

Las palabras escritas no son nada sin lectores.

Entre mis favoritos, unos responden cabalmente al prototipo del diario y otros, más escasos, hacen puro periodismo. En las entradas más recientes de este blog hay enlaces al Vagamundo del periodista Fran Sevilla que lo prueban, pero el paradigma lo encuentro en Los desastres de la guerra del fotoperiodista Gervasio Sánchez, que acostumbra a ofrecer un reportaje completo en cada post. Uno lo ha dedicado no hace mucho a contar que no siempre resulta fácil y a explicar su decisión de seguir adelante con un blog que se ha mantenido en El Heraldo de Aragón, donde empezó, y ha pasado por soitu.es.

Aunque en la web social no hay territorios, echo en falta blogueros cercanos. Entre los más próximos, celebro la resurrección de un renovado El Pintamonas donde Javi García desvela los secretos de sus viñetas de la última del periódico, que hace un mes ha recobrado la actividad después de un paréntesis que se nos ha hecho muy largo, y el estreno, todavía reciente, de la periodista Esther Durán que ha lanzado con fuerza y ganas Busco un hogar. Quienes sigan su Desván de los sábados en el periódico habrán adivinado por el nombre que la motivación principal del blog es ayudar a encontrar buena gente que quiera compartir su techo y su vida con animales que la mayoría de las veces han tenido la mala suerte de toparse con otras bestias. Aunque no tengan la intención de acoger o adoptar ninguno, no dejen de pasar por el blog, porque conocer las crueldades que se pueden hacer a un animal enseña mucho sobre la pretendida superioridad de los humanos.

La canción tiene poco que ver con lo que cuento, pero lleva días sonándome en la cabeza y me apetecía mucho: Stand by me, John Lennon.

El término bloguero es una adaptación del inglés ‘blogger’. La Real Academia Española no lo reconoce, pero la Fundación del Español Urgente, a la que tanto debemos los periodistas, la recomienda en sustitución del extranjerismo.

Me gustaría conocer más blog de gente de la tierra. Si a alguien le apetece, dejo aquí un correo de contacto: carmenjara@diariolatribuna.com

Read Full Post »

Cuatro grados bajo cero es un frío respetable, que se corresponde con un invierno como los de antes. Acostumbrados como estamos a los de ahora, amables y tibios, es normal que la racha que arrancó allá por Año Nuevo nos tenga con los pelos de punta. No somos nórdicos ni vivimos en los Pirineos, esto es la meseta y en el siglo XXI, con su calefacción por todas partes, su ropa térmica y sus comodidades sin fin, el frío se ha convertido en algo muy molesto.

Hace poco el periodista Antonio San José ofrecía una charla en Talavera durante un curso en el CEU, en la que se extrañaba del despliegue de medios y el derroche de tiempo que se dedica en los espacios informativos para contar hechos que son tan naturales que no pueden considerarse noticia. A saber, que en verano hace calor y frío en invierno. Su teoría se resume en que al espectador que está recogido en casa, al fresco o a lo calentito, según la estación, le gusta ver como sufre el redactor que llena interminables minutos de directos con todos los tópicos que se le ocurren. Al margen de la nevada del fin de semana, he leído estos días bastantes opiniones críticas sobre la contradicción de que se dedique tanto espacio informativo a hablar del frío. En algún momento hemos llegado a tener la impresión de no encontrarnos en el sofá delante de la televisión, sino en el ascensor, buscando tema para romper un silencio incómodo. El tiempo da para mucho, menos para lo que debería dar. Lo ha contado muy bien la periodista Rosa María Artal en su blog, El Periscopio: como en el ascensor, se habla del tiempo para no tener que hacerlo de otras cosas.

Rosa María Artal: Nada que decir

En una ciudad como Talavera, una nevada como la del domingo se convierte, por lo raro, en un acontecimiento que no distingue entre edades. Aquí, dos adultos en plena guerra de bolas de nieve.

En una ciudad como Talavera, una nevada como la del domingo se convierte, por lo raro, en un acontecimiento que no distingue entre edades. Aquí, dos adultos en plena guerra de bolas de nieve. La foto la hice con un iPhone.

Read Full Post »