Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Talavera’

La escritora Carmen Martín Gaite describía muy bien la intensidad del proceso de creación literaria. Una tarde de verano en Santander, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, la escuché contar como el hombre de negro, protagonista de su novela “El cuarto de atrás“, la requería volver a casa con urgencia y dejar amigos y encuentros, para seguir escribiendo. Se preocupaban sus próximos porque creían que atravesaba una fase de excesivo retraimiento y, contaba ella, que sonreía entonces para sus adentros porque todos desconocían, claro, sus citas secretas con el hombre de negro y cuanta plenitud daba a aquel momento de su vida ese personaje cuya presencia sentía de forma casi física.

Fue aquello a finales de los 90, porque Martín Gaite, Carmiña, murió en el verano de 2000, y ya no pudo acudir al curso de la Menéndez Pelayo en el que yo estaba deseando volver a encontrarla. Tenía una gran capacidad de comunicación y no he conocido a otro escritor que sepa explicar con esa transparencia la trastienda de la creación literaria. Me pesó su muerte y un tiempo después me emocioné con una exposición que le dedicó Círculo de Lectores, en la que se enseñaban sus ‘cuadernos de todo‘, libretas dispares que llenó durante toda su vida con apuntes personales, notas y hasta capítulos enteros de sus libros, dibujos y hasta collages, y que bautizó su hija cuando tenía cinco años. En el estudio de casa, siempre cerca de la mesa desde donde ahora escribo, hay una foto de esa exposición, con Carmiña y los cuadernos, y entre mis libros un tomo grueso, una edición que se publicó en 2002 de los “Cuadernos de todo“, que en mi memoria siguen siendo los de la caligrafía clara y las portadas de recortes que vi entonces, conmovida.

Aunque soy solo periodista, a veces siento cerca al hombre de negro. Hay temas que atrapan; desde que los empiezas a imaginar como proyecto, seducen. Y más cuando estás sobre el terreno; y todavía más, mucho más, cuando llega el momento de escribir. Ese final lo aplazas, porque sabes que cuando pongas el último punto todo habrá acabado y te gustaría alargarlo.

Me acaba de pasar con una entrevista al poeta Joaquín Benito de Lucas. Es el género informativo en el que me encuentro menos cómoda, quizás porque en prensa escrita las entrevistas pueden quedar forzadas. También porque la política ocupa una parcela demasiado amplia del trabajo periodístico y la mayoría de los entrevistados de ese mundillo se obstinan en recitar su catecismo. Después, editar una entrevista se convierte, aún en el mejor de los casos, en un trabajo complicado para atrapar los matices.

La conversación con Benito de Lucas fue sin reloj y fluida. La había preparado con tiempo y quise que fuera muy entretenida en la edición. El personaje, un poeta en vísperas de presentar la publicación de sus obras completas, se prestaba. Mientras hablábamos me daba cuenta de que es una de las entrevistas más sinceras que me han dado, con sus ironías, sus intimidades y alguna amargura. Y que para una periodista eso es un regalo. Durante días he arrancado la mañana disfrutando del secreto de que me esperaba el hombre de negro. Ese tipo esquivo que a veces tarda tanto en dejarse ver.

De los "Cuadernos de todo", de Carmen Martín Gaite.

Dejo una cita para enmarcar: “Talavera es algo que tienes enganchado a tu vida y de lo que no quieres ni puedes separarte”. Y el enlace a la entrevista, publicada en La Tribuna el 28 de febrero, para la que Manu Reino hizo una fantástica sesión de fotos: “Cuando estás alegre vives, cuando estás triste escribes“.

El libro con las obras completas de Joaquín Benito de Lucas, “La experiencia de la memoria“, se presentó el 24 de febrero en Talavera y pronto estará en el Ateneo de Madrid.

Anuncios

Read Full Post »

Las resacas de un día son el mal recuerdo de una ocasión que se hubiera merecido otro mejor. Si duran una semana, se deben convertir en una pesadilla. La resaca del Debate sobre el Estado de la Ciudad tiene eco y una semana después el ruido ha acabado llegando hasta Silicon Valley, por donde retumba el sonido amplificado de  una tecla de ordenador. Se oyen también las confusas explicaciones del portavoz del Gobierno municipal, Tirso Lumbreras, asumiendo la responsabilidad que conlleva haber apretado esa tecla. Porque en el mundo paralelo de Silicon Valley no importa que se pulse la opción de imprimir en el menú de un programa de ordenador; el programa, el ordenador o la impresora, vaya usted a saber, puede decidir luego qué imprime y qué se guarda.

En este caso se encargó de marchitar la florecilla de un Debate histórico, una resolución en la que el Ayuntamiento pedía que el AVE se haga bien y pronto, sin más retrasos del Ministerio de Fomento ni más sufrimientos para los talaveranos. Ha sido la resolución que nunca llegó a nacer, mientras se debe estar buscando a los posibles culpables, entre los circuitos que van desde el teclado a la bandeja de papel de la impresora. No se conoce que la investigación haya dado frutos, por el momento.

Antes en los periódicos se recurría a unos personajes muy socorridos: los duendes de imprenta. Igual se les invocaba para justificar la errata más imperdonable, que para no tener que admitir la falta de ortografía más escandalosa. No era raro que al día siguiente de una metedura de pata, el bochorno se salvara con una disculpa escueta que cargaba el mochuelo a los duendecillos. Total, seguro que nadie les iba a preguntar su versión. En sus inexistentes espaldas, los duendes han cargado pesos inmensos, de tal forma que cuando alguna vez el fallo se correspondía con una causa azarosa que de verdad carecía de explicación lógica, el recurso a estos personajillos sonaba tan increíble como siempre.

No me cabe duda de que en el Valle de la Silicona los duendes de imprenta se pueden sentir en casa y de que fuera de allí no tienen nada que hacer, salvo que les contrate el Ayuntamiento de Talavera. Le vendría bien contar para estos casos con una excusa perfecta que no conceda margen a la duda, porque es como los Misterios: cuestión de fe.

Del caso del Debate sobre el Estado de la Ciudad, del papel que no se imprimió, de la resolución del AVE que nunca se llegó a presentar, de cómo ninguno de los 25 concejales lo echó en falta aunque se refería al asunto de más trascendencia para la ciudad y que más han discutido los dos grupos políticos, y de las explicaciones que se han dado después, con demora y con propina, puede salir el guión del nuevo éxito televisivo planetario. El título está cantado: “Lost in the printer”.

Read Full Post »

Los síntomas empiezan a ser agudos: el verano se acaba. Cuando se vuelve la hoja de agosto del calendario, comienza eso que entendemos por normalidad y que a menudo resulta tan rara.

Normalidad es, por ejemplo, volver a Silicon Valley. Después de un tiempo de obligada instalación en la realidad, sienta bien. Esta es mi segunda Crónica de Silicon Valley y la protagoniza su legítimo inspirador: Gonzalo Lago. Las propuestas del portavoz y presidente del Partido Popular en Talavera para la programación de las ferias están siendo muy comentadas. Ahí va la lista acompañada de los argumentos que ha ofrecido: la cantante colombiana Shakira (para promocionar a los intérpretes españoles), Coldplay (porque su cantante, Chris Martin, está casado con Gwyneth Paltrow, la internacional hija adoptiva de Talavera); Fito y Fitipaldis (porque el público les reclama; no sé si tendrá algo que ver que hoy mismo lance su nuevo y esperado disco); los madrileños Pereza (porque son toledanos, dice, y apenas han iniciado el lanzamiento de su gran “Aviones”); y también Julio Iglesias, Joan Manuel Serrat o El Sueño de Morfeo.

En la dimensión surrealista de Silicon Valley (el Valle de la Silicona, en traducción de Lago) puede haber cantantes españolas de Colombia y toledanos de Madrid, y actuaciones en abierto de grupos tan cotizados como Coldplay, que en Barcelona ha agotado este verano 63.500 entradas que no eran precisamente a precio de ganga. Hablando de dinero, en aquella dimensión se podría pagar el caché del grupo de Chris Martin, porque no andaría muy lejos del de Los Chichos. Como mucho, sería cosa de ajustar el número de actuaciones: “Preferimos tres muy buenas a 10 que no lo son tanto“, dice el proponente.

Estaría dispuesta a que se quedara sólo en una, a condición de que fuera Bruce Springsteen. De momento os dejo con Coldplay en Youtube, a falta de directo. Nos vemos en las Ferias o por Silicon Valley.


Read Full Post »

Llevo varios días con una canción de Fito en la cabeza. Mi proverbial floja memoria no conserva las letras originales y esta mañana, cuando por fin me he puesto el disco me he encontrado lo de siempre. El estribillo que me vengo repitiendo (después de un invierno largo/una buena primavera) es de Soldadito Marinero y en realidad dice “Después de un invierno malo / una mala primavera / dime porque estás buscando / una lágrima en la arena”. Da igual, me gusta más con la buena primavera, aunque no pegue nada con la historia del soldado enamorado de una puta.

No me imagino la vida sin música y cada momento tiene la suya propia. A estos días les podría poner alguna sinfonía de Liszt o las desgarradas canciones de mi adorado Antony (Antony and the Johnsons), pero porque el piano me evoca tristezas hondas, me lo dosifico como cualquier medicina. En los discos no lo pone, pero  escuchar en exceso a Antony puede perjudicar seriamente la salud emocional de los espíritus que tendemos a la melancolía.

Ahora no me pienso permitir melancolías, por eso me decido por una banda sonora de Extremoduro. “Tercer Movimiento”,  de su último disco, “La ley innata”. Si alguien se considera muy delicado con el lenguaje, mejor que se ponga a cualquier Bustamante y escuche letras de esas que riman amor con dolor. Esto es para espíritus aguerridos, almas vivas y corazones luchadores. Por eso va dedicada: a Manu, Rodrigo, Vero, Fer, Nacho, Luismi, Raquel Ji, Ángel, Arancha, Lola, Joni, Cristina, Javito, Raquel Sole, Leti, Natalia, Beti y Javi Guayer. La familia de La Tribuna. Dolida y unida ante la difícil situación laboral que se ha planteado desde la presentación de un Expediente de Regulación de Empleo que afecta al mayor proyecto privado de comunicación que hay y ha habido en la región y que en Talavera incluye inicialmente a 14 trabajadores de una plantilla de 20.

Para la familia de La Tribuna, la mía, Extremoduro en estado puro. (Lo que importa, está claro, es la música)

Read Full Post »

El premio +Igual 2009 me ha permitido expresar en público tres reflexiones personales que son otros tantos deseos:

Nací en un pueblo del Valle del Tiétar, Parrillas, que a menudo no se acierta a situar. Hay quien cree que está en Ávila, quien dice que está en Toledo, e incluso hay quien se lo adjudica a la provincia de Cáceres. La realidad es que mi pueblo está a 28 kilómetros de Talavera y que soy talaverana por todos los costados.

A los talaveranos se nos tiene por gente emprendedora. Lo que no se dice es que en muchos casos no hay más opción que serlo, porque o se emprende un proyecto propio o se emprende el camino que sale de Talavera en busca de una oportunidad, de un empleo. Por eso no sería de bien nacidos no aprovechar hoy para reclamar para mi tierra más apoyo, entre otros, de esta casa.

Por profesión, por convicción y por pasión, soy periodista. Me dedico a uno de los sectores que más están sufriendo la crisis. Los periodistas andamos distraídos con el debate del futuro de la prensa en la era de internet y no nos damos cuenta de que el periodismo como oficio corre peligro. Mientras nos entretenemos en el debate entre internet y el papel, se está deteriorando a pasos agigantados la práctica misma del periodismo; los fundamentos en los que se basa, la credibilidad, la aproximación a las fuentes y al lugar donde se producen los hechos,  se sustituyen cada vez con más frecuencia por la pantalla del ordenador y los atajos de teclado que nunca deberían enseñarse a un periodista que empieza: ctrol+C , ctrol+V (copiar y pegar). El periodismo necesita protección, porque es imprescindible como garantía para la democracia y también para dar voz a los que no la tienen.

Históricamente la mitad del género humano, las mujeres, no ha tenido voz. Desde nuestra perspectiva actual, de mujeres del siglo XXI en un país desarrollado, nos parece que hemos hecho grandes conquistas. La paridad política, la presencia en los ámbitos de toma de decisión son, en efecto, grandes logros, pero no debemos olvidar que por cada mujer que llega a una de estas cumbres, hay miles que se quedan por el camino de la desigualdad y de la discriminación que padecen, sobre todo, las que no teniendo recursos están sometidas a la doble exclusión de ser pobres y ser mujeres.

Los modelos sociales, culturales y religiosos se basan en  el disparate de la inferioridad de la mujer y ahí radica el origen de la violencia machista, que desemboca en los crímenes que nos hielan la sangre, pero que continuamente se manifiesta en multitud de comportamientos cotidianos que asumimos y toleramos como normales. La igualdad se alcanzará cuando seamos capaces de romper una por una esas actitudes y  hagamos realidad el principio básico proclamado por la Declaración de los Derechos Humanos: Todos los seres humanos, por el hecho de serlo, nacemos libres e iguales en dignidad y en derechos.

A las mujeres nos queda mucha tarea para lograr la misma dignidad y los mismos derechos en todo el mundo y hemos de convencernos de que nadie la va a hacer por nosotras.

(más…)

Read Full Post »

No es original que se diga de una ciudad o de un país, que es escenario de hechos insólitos que no podrían pasar en ningún otro sitio.  Pero aquello de “esto sólo puede pasar en Talavera” suena muy diferente si lo dice alguien de casa, por lo común en pleno impacto provocado por la comprobación de que aún conserva su propia capacidad de sorpresa, que cuando la afirmación viene de fuera. No es igual sentirse diferente, que te declaren diferente.

Últimamente he tenido varios momentos de “esto sólo pasa en Talavera”, que confío en que me sepan disculpar, que para eso soy de casa. El más reciente me lo ha provocado esta noticia: “El presidente del PP propone Silicon Valley como modelo para industrializar Talavera“. El proponente expuso en rueda de prensa la siguiente teoría: “El futuro de Talavera pasa por un proyecto de identidad de ciudad. Hemos visto lo que ocurrió en Silicon Valley, el Valle de la Silicona, pero para ello el alcalde tiene que moverse”. Lo del Valle de la Silicona se ha omitido en las informaciones serias, pero como yo no aspiro a tanto he preferido mantenerlo. También porque es de esas anécdotas que ha propiciado una cascada de bromas en la redacción, porque esos ratos se agradecen y porque en estos tiempos no abundan las ocasiones para la carcajada sana.

La propuesta, a la que no voy a discutir la buena intención, no tiene mucho más adorno, es decir, que no se trata de que de repente se haya descubierto alguna veta tecnológica en Talavera. Con el mismo planteamiento, mañana podemos iniciar el debate en torno a la conveniencia del desarrollo de Hollywood en el Cerro Medellín o de la transformación de la plaza del Pan en Times Square, proyectos que también relanzarían la imagen de la ciudad, crearían empleo y fomentarían la actividad económica, que buena falta nos hace.

El ejemplo de Silicon Valley y su traducción de andar por casa me sirven para referirme a ese universo paralelo de Talavera, que se sitúa en un plano diferente al de la realidad de la gente corriente que hace la ciudad día a día. La que acude a trabajar, al supermercado, a la puerta del colegio a recoger a sus hijos, al cine… La que sufre los atascos y disfruta las fiestas, la que paga impuestos y vota cuando toca, o se abstiene de hacerlo. La que por lo común vive al margen de ese lugar incierto en el que se generan los fenómenos clasificados con la etiqueta de “esto sólo puede pasar en Talavera”.

Hasta ahora, tales fenómenos permanecían en un lugar al que nadie ha puesto nombre, pero valga la anécdota para ofrecerles un hospedaje en nuestro Silicon Valley particular. El nombre puede dar un aire cosmopolita a esa dimensión paralela en la que se sitúan los fenómenos extraños que aún asaltan nuestra capacidad de sorpresa y que merecen un repertorio. Veremos a ver lo que da de sí. De momento, arrancan las “Crónicas de Silicon Valley”.

Aquí dejo el audio sobre Silicon Valley, con gazapo incluido.

Read Full Post »