Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘toros’

‘Tierra de toros’ se ha publicado como capítulo IV del libro “Con un traje de oro y grana”, editado por el Club Taurino Talaverano y el Ayuntamiento de Talavera de la Reina en mayo de 2010, como homenaje y conmemoración del 90 aniversario de la muerte de Joselito ‘El Gallo’.

Hoy el Parlament de Catalunya ha aprobado la prohibición de las corridas de toros en esta región a partir de 2012.

Contaba la periodista Josefina Carabias que en su pueblo pocos sabían el nombre del rey o quién fue Colón y que resultaban incontables los que ignoraban cómo se llamaba el continente en el que vivían. En cambio, no había nadie que no conociera por su nombre y peripecias al torero Juan Belmonte. Hasta la tarde de Talavera, José Gómez Ortega, Joselito ‘El Gallo’, y él compartieron carteles y la gloria del toreo nacional, y después de haberle sobrevivido cuarenta años, Belmonte acabó por descansar en paz en la misma tierra del cementerio de San Fernando, en Sevilla. El pueblo de la pionera periodista era Arenas de San Pedro (Ávila) y se refería a años muy próximos a aquel que colocó a Talavera, con un crespón, en la historia de la tauromaquia. Tiempos en los que no se soñaba con el invento de la televisión, pero la prensa gráfica y el boca a boca convertía a los toreros en mitos para las masas. Cuando un periódico, -el ‘ABC, edición de la tarde’ en el que Gregorio Corrochano contó sin adjetivos la cogida y muerte de Joselito, por ejemplo,- costaba cinco céntimos de entonces, o sea, de peseta, y Talavera tenía 13.362 vecinos de derecho y ni siquiera doscientos más de hecho.

El mito del torero se quedó congelado aquella tarde sobre el albero de la Plaza de Toros del Prado, mientras el tiempo ha pasado sobre la ciudad que le despedía desde los descampados que conducían entonces hasta la estación del ferrocarril. El Ensanche, que empezaría a trazar el mapa contemporáneo, estaba por dibujar y por las calles de tierra levantaban polvo carros y caballerías.

(más…)

Read Full Post »

Toros de primera

No puedo decir que sea una aficionada al uso, pero me atraen los toros. He asistido a corridas y he disfrutado con el espectáculo en toda su amplitud, desde el albero al ambiente de los tendidos. No considero el toreo tortura, aunque haya excepciones, como el ensañamiento con la puntilla, un signo de incompetencia de quien la usa, o el tercio de varas, que nunca he entendido. Por eso no encajo en el molde común de aficionada.

En cambio, me gusta el debate que se ha abierto por la presentación en el Parlamento de Catalunya de una iniciativa legislativa popular para prohibir la fiesta de los toros en esta comunidad. Nada es intocable, ni los crucifijos, ni las fosas del 36, ni los toros. Tenemos que acostumbrarnos a que sea así, a que las cosas puedan cambiar aunque durante décadas puedan haber sido de otra manera, a que no por antiguas han de ser mejores. O peores. El asunto ha servido para que nos enteremos o para que recordemos que en Canarias los toros se prohibieron por ley en 1991.

Quienes siguen la Fiesta, saben que hace mucho que hay un debate intenso sobre su devaluación, que ha girado mucho en torno a la pérdida de fuerzas del ganado. De ese debate he entendido que se estaba tendiendo hacia un toro menos peligroso, que supone menos riesgo para el que se pone delante con la muleta, pero que desilusiona y va apartando cada vez más a los aficionados. Toros que se caen, sin fuelle para la embestida y toreros, unos pocos, a veces interesados en que sea así, que copan el escalafón, con una forma de entender la Fiesta que atrae a supuestas masas y aparta a  los que la mantienen viva.

En Cataluña apenas hay festejos y fuera de fenómenos como José Tomás, en momentos muy exclusivos, las plazas se han reconvertido. Como la Monumental de Barcelona, hoy pabellón Arena de la ciudad. En el caso de Cataluña, el debate sobre la prohibición favorece a los taurinos, porque permite visualizar que todavía quedan. Visto el conjunto, estoy con quienes creen que los toros no necesitan la puntilla de ninguna prohibición. Su futuro se presenta negro zaino.

La polémica ha dejado muchos detalles interesantes, como esta portada de El Periódico. Muy de su estilo, efectista y lograda. El planteamiento que se ha hecho del asunto en parte de la prensa de Madrid me parece totalmente desviado. Los que ven nacionalismo exacerbado en todo, acaban cayendo en un centralismo radical igual de cateto.

Primera de El Periódico, 19 diciembre 2009

Primera de El Periódico, 19 diciembre 2009

Read Full Post »