Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘nombres propios’

No dejo de leer artículos y post con un título repetido: Haití. No hace falta decir más, el titular es como un compromiso y encierra una manera de entender esta tragedia, más allá del suceso abismal del terremoto. Las catástrofes no despiertan conciencias donde no las hubiera de antemano y la de Haití está dando altavoz a las que casi nunca se destacan, porque tenemos la atención ocupada con la evolución del IPC o los tipos de interés. Habrá que ver por cuanto tiempo, pero la mirada humana está focalizada en aquel punto del Caribe, donde ha caído primero la destrucción y después el abandono a su suerte. Desconfío de lo que llevarán, cuando lleguen, esos ejércitos que se han comprometido a enviar, en un país que dejó de tener uno propio y no precisamente por convicciones pacifistas.

Sumidos en el desgobierno, el presidente no aparece y su cónsul en Sao Paulo (Brasil) ha dicho en público que el terremoto es una buena noticia porque así se va a hablar más de su país. Todo lo contrario a la perfecta puesta en escena de los principales gobiernos, con el de USA a la cabeza, que a su vez no tiene nada que ver con la realidad de los testimonios que llegan desde Puerto Príncipe. La ayuda humanitaria que inunda los informativos no se está desplegando o llega con cuentagotas. Lo explica Pablo Ordaz, enviado especial del diario El País, en una excelente crónica de las que reconcilian con la grandeza del periodismo. La adelantaba ayer la edición digital y hoy se publica en papel:

(…) Lo que queda de Haití se resume en los carteles improvisados que, en francés y en inglés, van apareciendo en las calles. Dicen: “Necesitamos ayuda”. Pero nadie parece leerlos, porque cuatro días después del terremoto la ayuda internacional sigue siendo una anécdota, gestos de buena voluntad descoordinados, sobrepasados, impotentes (…) Para leer el artículo completo: Haití ya no existe

Sabemos de lo que ocurre por periodistas que, con medios limitados, intentan rascar un poco más allá de la evidencia. El periodista de RNE Fran Sevilla lo ha narrado en sus crónicas y también en su blog, donde confiesa como luchaba por contener el llanto durante una conexión:

Hay cadáveres en las calles, en algunos lugares apiñados, como si fueran una dantesca barricada para impedir el paso de la vida. Porque ciertamente hablar de vida en estos días en Puerto Príncipe resulta una ironía. La gente camina, lleva días caminando como sonámbula, de un lado para otro, aparentemente sin sentido determinado, sin destino, si lugar adónde ir. Todo lo que les rodea es destrucción, es desolación, como si la ciudad hubiera sido bombardeada sin tregua ni misericordia durante días y días. Del post Haití, sobrecogedor. En el blog Vagamundo, de Fran Sevilla.

Al reportero de TVE Vicente Romero le hemos visto en muchos frentes; ahora le ha tocado quedarse en la retaguardia, desde donde está haciendo una enorme labor para ayudarnos a comprender. Conoce bien el terreno que esta vez palpa desde la distancia, por eso sus análisis se encuentran entre los más clarificadores que se ofrecen sobre la situación de Haití. El reportaje Haití, terremoto en el infierno, ofrecido en un Informe Semanal especial, merece ser visto por lo menos una vez.

También hay demostraciones tremendas de lo que nunca se debería hacer desde la ética y la responsabilidad informativa, pero me voy a ahorrar citarlas. Prefiero recoger algunos de esos Haitís, con los que arrancaba, porque son una forma de desescombrar la carga de abandono que pesa sobre ese mundo olvidado.

Haití, de Miguel Ángel Sánchez en La Tribuna:

La vergüenza más descarnada es que lo de Haití se podía haber evitado, que lo que tenemos delante es ejemplo de la miseria de este mundo que sólo se sostiene en su ciclo infinito de pobreza y riqueza, de explotados y explotadores (…)

Haití, de Esther Durán en La Tribuna:

Haití, desde el martes, es un escenario de horror, un campo de muerte, un terreno sumido en la desgracia. Antes de ese 12 de enero, que ya ha pasado a la historia, era el país más pobre de todo el hemisferio occidental, con el 70 por ciento de su población viviendo en la miseria, sin ninguna educación, excepto la de unos pocos que, tras poder recibirla, salen de su lugar de origen en busca de una oportunidad que todos perseguiríamos de haber nacido allí.

Volquémonos, de Maruja Torres en El País:

No sólo la madre tierra se sacude de vez en cuando para machacar a los más parias entre sus ocupantes. El primer mundo también ayuda, con sus invasiones, sus expolios, su echar una mano a los gobiernos corruptos y su necio y nulo entendimiento de las realidades locales.

Haití es noticia, de Javier Pérez de Albéniz en su blog El descodificador:

Haití siempre ha necesitado ayuda. Nadie ha estado nunca a su lado. Es uno de esos “estados fallidos” a los que se refieren, con repugnante distancia, los expertos en política internacional. Un país más allá del alcance del derecho nacional o internacional. Un país de mierda.

Anuncios

Read Full Post »

Cuatro grados bajo cero es un frío respetable, que se corresponde con un invierno como los de antes. Acostumbrados como estamos a los de ahora, amables y tibios, es normal que la racha que arrancó allá por Año Nuevo nos tenga con los pelos de punta. No somos nórdicos ni vivimos en los Pirineos, esto es la meseta y en el siglo XXI, con su calefacción por todas partes, su ropa térmica y sus comodidades sin fin, el frío se ha convertido en algo muy molesto.

Hace poco el periodista Antonio San José ofrecía una charla en Talavera durante un curso en el CEU, en la que se extrañaba del despliegue de medios y el derroche de tiempo que se dedica en los espacios informativos para contar hechos que son tan naturales que no pueden considerarse noticia. A saber, que en verano hace calor y frío en invierno. Su teoría se resume en que al espectador que está recogido en casa, al fresco o a lo calentito, según la estación, le gusta ver como sufre el redactor que llena interminables minutos de directos con todos los tópicos que se le ocurren. Al margen de la nevada del fin de semana, he leído estos días bastantes opiniones críticas sobre la contradicción de que se dedique tanto espacio informativo a hablar del frío. En algún momento hemos llegado a tener la impresión de no encontrarnos en el sofá delante de la televisión, sino en el ascensor, buscando tema para romper un silencio incómodo. El tiempo da para mucho, menos para lo que debería dar. Lo ha contado muy bien la periodista Rosa María Artal en su blog, El Periscopio: como en el ascensor, se habla del tiempo para no tener que hacerlo de otras cosas.

Rosa María Artal: Nada que decir

En una ciudad como Talavera, una nevada como la del domingo se convierte, por lo raro, en un acontecimiento que no distingue entre edades. Aquí, dos adultos en plena guerra de bolas de nieve.

En una ciudad como Talavera, una nevada como la del domingo se convierte, por lo raro, en un acontecimiento que no distingue entre edades. Aquí, dos adultos en plena guerra de bolas de nieve. La foto la hice con un iPhone.

Read Full Post »

La expresión se me ha quedado dando vueltas en la cabeza desde que el viernes la utilizó el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, en la inauguración de varios tramos de la A-43. Dijo el presidente que cuando la autovía esté acabada se podrá ir desde el océano Atlántico al mar Mediterráneo, “atravesando este anchurón cósmico que es Castilla-La Mancha”. Una definición así hay que pensarla un rato. La comenté por ver si me aclaraban el sentido y una mente más ágil la asoció enseguida con los acontecimientos histórico-planetarios de Leire Pajín:

Les sugiero que estén atentos al próximo acontecimiento histórico que se producirá en nuestro planeta: la coincidencia en breve de dos presidencias progresistas a ambos lados del Atlántico, la presidencia de Obama en EEUU y Zapatero presidiendo la UE (Intervención de Leire Pajín en Madrid, 3 de junio de 2009 en un desayuno informativo)

La comparación es una maldad y un imposible: lo de Leire Pajín será tan difícil de superar como algunas de las actitudes con las que la criticaron, de un paternalista que ya era caduco hace siglos. Pero que el anchurón cósmico figurara como titular en la nota oficial que distribuyó la Presidencia de la Junta de Comunidades sobre el acto, denota que lo que a mí me puede parecer una cursilería accesoria, hay quien lo considera el mensaje principal.

De siempre me ha parecido que uno de los valores principales de José María Barreda como político se encuentra en su profundidad intelectual. En estos tiempos de ramplonería y falta de fuste, no debería disimularla con paseos por el cosmos, sobre todo cuando en el suelo hay tanta tarea por hacer. Está muy bien que se inauguren autovías, porque así estará más cerca el día en que las siete grandes ciudades de la Región tendrán una comunicación directa. No sé cómo se verá entonces Castilla-La Mancha desde el espacio, pero desde tierra firme se presentará bastante más sólida y creíble.

Read Full Post »

Desde el primer día, el Smart del periódico fue bautizado como  el “Tribunito” y mantuvo el nombre hasta el final. Era el “Tribunito” en broma y en serio, cuando se contaban anécdotas y a la hora de mantener las discusiones más acaloradas. El primer rodaje se lo hizo Manu Reino, cuando lo recogimos en Toledo y lo estrenamos los dos de camino a Talavera. Dudo que hubiésemos viajado más contentos en un Rolls. Aquel coche, con su nombre propio, se iba a convertir en el símbolo de un tiempo en el periódico.

Su particular formato y la llamativa serigrafía lo hicieron enseguida reconocible en toda la comarca. No sé cuántos kilómetros llevaba cuando le llegó el retiro, pero la mayoría los había hecho por las olvidadas carreteras de La Jara, la Sierra de San Vicente y la Campana de Oropesa o de camino a su encuentro. Imagino que eso tuvo que ver con las frecuentes visitas al taller, el único punto antipático del “Tribunito”, que pasó varias temporadas descansando, sustituido por un impersonal coche de alquiler. De su versatilidad para aparcarlo me llegó algún comentario muy directo de la Policía Local, que interpretamos como la amable sugerencia que era.

Cuando hace un par de años se cambió, a ninguno nos extrañó que el nuevo “207” pasara a ser el coche, a secas. Nunca ha tenido nombre, ni la personalidad propia que tuvo el “Tribunito”, mucho menos práctico, más incómodo, con bastantes menos prestaciones, pero más entrañable. Quizás por aquello de que fue el primero o porque lo pequeño puede inspirar más ternura.

Ha sido una tira de Javi García lo que me ha recordado al entrañable “Tribunito”.  Se la ha dedicado estos días a Leticia García Colao y Manu Reino, compañeros ambos del periódico, para felicitarles porque acaban de tener su primer hijo: Manuel, que nació el día 24 en el Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera. En una redacción se comparten tantas horas y tantas cosas, que lo normal es que las circunstancias personales pasen a hacerse colectivas. Por eso, y también por lo que ha llovido y por lo que ha escampado, Manuel es como familia nuestra. La segunda generación.

26 de septiembre de 2009

Tira de Javi García publicada en La Tribuna el 26 de septiembre.

Read Full Post »

Es un acierto dejar un monumento a la paz como recuerdo de una batalla. El que se ha colocado en los jardines del Prado quedará asociado en mi memoria a los últimos meses en el periódico. Lo ha concebido José Luis Espinosa, capaz de dejar una impronta muy personal en todo cuanto le permita expresar su enorme creatividad. Carteles -los de Mondas son una buena muestra-, publicaciones o monumentos como éste y el de la rotonda de los ceramistas, que firmó con José Luis Reneo, son sólo una parte de su territorio como diseñador. Más allá de mi debilidad por los carteles, me gusta siempre y esta vez no es una excepción.

La conmemoración del Bicentenario ha terminado, a la vez que el proceso del expediente de regulación de empleo que ha menguado la redacción. Varios compañeros han utilizado el símil de la Batalla de Talavera para referirse al ERE. Es una de las razones por las que la conmemoración nos ha resultado más cercana y por la cual ese monumento me parece un poco nuestro. Lo corroboré en la inauguración, cuando comprobé que en esas cajas que se entierran en la base, depositarias de este tiempo para la posteridad, se han incluido ejemplares de La Tribuna. Entre los diarios que sirven de testimonio se encuentran los de la recreación de la Batalla, que hicimos especiales.

Después de los primeros días, en el periódico se va instalando la nueva normalidad, en la que se siguen echando en falta presencias. Las ausencias habituales de agosto este año son más; algunas se podrán llenar enseguida, pero la mayoría no.  Es el paisaje que queda después de la batalla, los vacíos del ERE, que se unen a las lagunas que deja siempre el verano.

Después del Bicentenario ha quedado una alegoría a la paz y pasado este tiempo tan difícil  así me siento: en paz. Han sido días, semanas, meses, cuajados de momentos intensos, fieramente humanos, compartidos, que espero conservar siempre. Si echamos cuentas, la vida se compone de esa materia y de sus ataduras.

Read Full Post »

Controlar el tiempo está entre las grandes ambiciones humanas. Congelarlo, dar marcha atrás o pasar las secuencias a alta velocidad son viejos sueños sobre los que se ha fantaseado siempre. La literatura y el cine se han alimentado del tiempo como hilo recurrente, porque la vida inspira.
En la infinitud del espacio 25 años no parecen mucho; algo así como el tiempo de una generación. Pero en una sociedad que fabrica mitos al mismo ritmo que los devora, unos meses pueden ser ya una prueba de resistencia.
Por eso no es frecuente que se recuerde que un cuarto de siglo atrás un artista entró en el estudio para grabar un disco. Salvo que el artista se llame Bruce Springsteen y que el disco sea Born in the USA. Ayer lo recordaban los medios informativos. Hace 25 años de aquello y Born in the USA sigue sonando a lo mejor del rock.
Sé que no debería confesarlo, pero además de tenerla como icono, con esta canción he gastado más de una vez alguna pequeña venganza. Vivir en comunidad resulta un difícil equilibrio de conciliación, por ejemplo, en cuestión de gustos musicales, de volúmenes y de horarios, cuando los ajenos resultan un padecimiento. Desde que tengo memoria he sentido un rechazo natural hacia lo que se suele clasificar como música melódica y nunca he podido entender la necesidad de compartir esas insipideces con el universo mundo. A veces -pocas, muy pocas- mi sensibilidad musical se ha vengado de algunas agresiones sonoras con una dosis madrugadora y quizás algo elevada de tono de Born in the USA. Me encantan los inconfundibles acordes de arranque en la versión original con The E Street Band; presagian electricidad y el desgarro de la voz de Bruce. Sí, Bruce a secas.
Un aniversario y una canción como esa bien justifican un cambio de movimiento. También me sirve de regalo para una fan del Boss que hoy cumple años: Leti. No nació en USA, pero Patrocinio, que tiene cosas grandes -sin ir más lejos, ella- todavía no tiene himno.
En vivo, en directo y en París… Bruce. El del entonces y el de siempre.
Sigue el movimiento.

Movimientos anteriores:

Más movimiento

Tercer movimiento

Read Full Post »

Empezó un par de post más abajo con “Tercer movimiento“, tomado del título de una canción reciente de ese grupo de culto que es Extremoduro, y he decidido que el movimiento siga, porque no se detiene la vida. Esta vez con palabras prestadas:

(…) Además de mostrar la solidaridad con los trabajadores, hay que resaltar el trabajo que han desarrollado los profesionales de La Tribuna durante los últimos once años con el objetivo de elaborar un producto digno, ejemplo de un periodismo local bien hecho. Máxime en estos momentos es oportuno insistir en que los trabajadores han cumplido con su labor para conseguir sacar adelante un producto lo más profesional posible. Son los ciudadanos, no los periodistas, quienes tienen reconocido el derecho a una información plural (…) Del comunicado emitido por la Asociación de Periodistas de Talavera. Muy cierta y valiosa la última reflexión. El resto no me corresponde juzgarlo, sólo agradecerlo.

(…) Talavera y los talaveranos (ya sean de nacimiento o de adopción) nos caracterizamos por nuestro tesón, esfuerzo y amor por lo nuestro (…) De un comentario de Leticia en el Blog de Manu Reino. Palabras sinceras -hay muchas más- nacidas desde ese sentimiento de amor por lo nuestro. Las palabras, sencillas, y el amor del que hablan no tienen nada que ver con los discursos plastificados que se pregonan desde los púlpitos institucionales. Ni las ciudades se engrandecen por decreto, por mucho que se proclamen con pomposidad leyes de grandes ciudades, ni los discursos tienen porqué ser sinceros a base de pontificar sobre su sinceridad. A Talavera la hace grande su gente buena, desde el orgullo de ciudadanía, la lealtad y el afecto. Gente que, por mucho que insistan en apropiársela, no es de nadie, más que de Talavera.

(…) Las cosas son como son y en Talavera unos cuantos ciudadanos se han hartado de clamar al cielo sin que sus políticos, quienes se benefician de sus votos, les hayan hecho caso más allá de torearles con un puñado de palabritas finas, así que aquí estamos llamando a la manifestación del día 20 justamente desde aquí, desde esta Tribuna que tantas veces ha sido la verdadera vía de expresión de los talaveranos,  de Talavera como ente vivo y con voluntad propia. Por si no se sabe les cuento que sin este periódico, es muy posible que esa manifestación tan importante para la ciudad  nunca hubiera sido convocada (…) Del Nada de particular de Jesús Morales, llamando a la participación en la manifestación del 20-J.  No es ningún secreto que los portavoces e impulsores de la Plataforma en Defensa de los ríos Tajo y Alberche, Miguel Méndez y Miguel Ángel Sánchez, son colaboradores del periódico desde el número cero, como quien dice. Como en otras ocasiones, compartimos causa.

La cursiva es mía. Parte del movimiento, que sigue. Como los espíritus aguerridos, almas vivas y corazones luchadores que lo alientan.

Read Full Post »

Older Posts »